Las profecías mayas, parte 4.

por Alaya el 28/02/2011

chaman

Los chamanes mayas.

Los mayas existieron durante más de 3.500 años, desde el 2.000 a. c. hasta el 1.520 d.c., cuando los colonizadores españoles tomaron sus ciudades exterminando al 90% de los pobladores. Epidemias, sequías y hambrunas contribuyeron a su desaparición, pero dejaron constancia de su avanzada sociedad en numerosas ciudades, y sus descendientes, disgregados por México, Guatemala y Belice, se encargan de mantener vivas sus tradiciones.

Según una definición enciclopédica, un chamán es una persona a quien “se le atribuyen poderes para curar a los enfermos y comunicarse con el más allá”.

Pero más allá de la veracidad de sus poderes los chamanes formaban parte fundamental de las sociedades. Dice la historia que, en épocas lejanas, el chamán era un individuo al que, además de la facultad de curar, se le atribuía la de comunicarse con los espíritus. Y allí residía su verdadera capacidad de inspirar admiración y respeto. Se creía también que el chamán puede indicar en qué lugar se encontraba la caza e incluso alterar los factores climáticos.

La sabiduría chamánica del mundo maya está llena de misterios y mitos Nos enseña a prestar atención a la interdependencia con la Naturaleza y la manera sabia de convivir con ella. Los chamanes actuales pueden comunicarse durante estados de alteración con los antepasados y con las diferentes jerarquías mayas. Entre lo que se dice, el chaman maya utilizaba un sistema con el cual se reconectaba con la energía del Sol Central, Dios de la Galaxia y de esa manera podían elevar la frecuencia vibratoria, algo que solía favorecer a los mayas para obtener una visión y una comprensión mucho más amplia acerca de la realidad, y de cada situación, de esta manera, el chaman maya era capaz de decodificar los mensajes que le eran enviados constantemente por parte de los dioses o los antepasados.

Recientemente se ha puesto atención en la cultura chamánica a raíz de que se asegura que los mayas marcaron en el calendario Tzolkin el año 2012 como una fecha clave y a las “profecías mayas”, ¿pero que dicen los chamanes mayas y los mayas actuales respecto a esto?

  •  Quetza Sha, Chamán Maya-Atzeco oriundo de México, guía y maestro de la Soberana Orden Solar de Chichen Itzá, se refiere a ese estado de paranoia sosteniendo que “lo que va a suceder en el 2012 es un cierre de ciclo planetario, lo cual quiere decir que toda la gente va a tener la posibilidad de reactivar su energía, de dejar de lado viejos hábitos y vivenciar una nueva forma de vida”.  Quetza Sha es además representante de los 27 Ancianos de los diferentes Grupos Étnicos de las Américas; El mexicano es delegado de la ONU desde el Año 1996 hasta el 2000 para la “Paz en el Mundo”, y considerado sanador chamánico, descifrador espiritual de códigos, piedras y manuscritos sagrados milenarios. Por otro lado, Quetza-Sha es promotor de la Red Maya Galáctica y presidente de la Unificación Internacional de las Culturas Indígenas.
    La bandera internacional de culturas pre hispanicas se creo en 1988 cuando un eclipse solar cruzo desde Mezcalititlan una pequeña isla al norte de Guadalajara, Mexico hasta el norte de Brasil. Dicen los sabios que “cuando esto apareciera en los cielos marcaria un cambio espiritual para la humanidad. En el cielo se vio como un numero 9, que significa el nuevo portal de conciencia que se abriria en America para que los pueblos americanos mirasen dentro de si mismos y se despertaran los codigos dormidos”. Quetza sha inclusive tiene una página web www.quetzasha.com, para aquellos que deseen más información.
  • Abelardo Chimal May, experto en el parque arqueológico de Cobá (donde se encontro la estela maya que menciona dic 2012), comenta: “Esta estela, la más importante de la sociedad maya, nos avisa de que va a cambiar el mundo tal y como lo conocemos, pero no será el fin definitivo”. Este hombre discreto, de facciones indígenas, no quiere sembrar el pánico, aunque advierte de que otras profecías de sus antepasados se cumplieron: “En 1520 los mayas predijeron que un hombre desconocido iba a llegar de algún lugar lejano trayendo consigo problemas. Y así ocurrió, el misterioso hombre fue Hernán Cortés, que llegó montado a caballo junto a los colonos españoles“.
  • A pocos kilómetros de Cobá, en el centro de la Península de Yucatán, se sitúa la comunidad maya de Tres Reyes. Allí el chamán Eloy  aporta algunas claves tangibles: “la fecha estará precedida por dos o tres días de oscuridad. El efecto que tenga sobre nosotros dependerá de cómo estemos preparados espiritualmente”, asegura a las puertas de la casa de adobe en la que acaba de oficiar una ceremonia. “No habrá sol y los árboles se secarán. Viviremos un cambio de energía y mientras algunos entrarán en pánico, los más preparados no se asustarán. Nadie puede decir exactamente cómo va a ser o cuándo va a comenzar, hay un margen de 72 horas, pero todavía estamos a tiempo para prepararnos espiritualmente. No importa en el Dios que creas”, advierte. Eloy es hijo de Don Crisanto, uno de los principales chamanes de esta comunidad en la que cerca de 400 descendientes de los viejos mayas tratan de salir adelante gracias al turismo y al cultivo de maíz.
  • Sin embargo, el 04NOV10 en Chile, se llevo a cabo el encuentro americano chamánico, a donde llegaron una serie de sabios indígenas provenientes de diversos rincones de América, entre ellos Fabiana Cochoy Alva y Pedro Celestino Yac Noj, descendientes directos del pueblo Maya y reconocidos a nivel mundial gracias a sus exhaustivas investigaciones entorno al mensaje original del calendario maya y su implicancia en los sucesos del mundo de hoy. Ambos “sabios indígenas” son originarios del pueblo Utatlán, ubicado en la región Quiche de Guatemala, y en cada país de Latinoamérica que han visitado han causado revuelo en la prensa debido a su Cosmovisión respecto al calendario medieval Maya, desmitificando que el fin del mundo sería en el mes de diciembre de 2012. La teoría es avalada gracias a una investigación de Gerardo Aldana, profesor de la Universidad de California-Santa Barbara, publicada en el libro Calendars and Years II: Astronomy and Time in the Ancient and Medieval World, sostiene que las conversiones aceptadas actualmente para el calendario maya pueden estar equivocadas en un período de entre 50 y 100 años. Según el investigador, el problema radica en la veracidad de los documentos utilizados en los cálculos. A lo largo del artículo, el profesor – que no es el primero en cuestionar la conversión – se dedica a indicar que los datos utilizados no son fiables.  Estos dos sabios sin embargo nos hablan sobre la urgencia de regresar a los conocimientos ancestrales y vivir en armonía con la naturaleza ya que son los mismos humanos quienes estamos destruyendo el mundo.

 

 

{ 0 comentarios… agrega uno ahora }

¿Tú qué opinas?

Anterior:

Siguiente: